Back to top
rhys carter and james george

Tratamiento de la fascitis plantar crónica recalcitrante con terapia combinada

En este estudio de caso exclusivo, Rhys Carter, fisioterapeuta y director del consultorio Carter & George, trató a Jamie George (sarraceno, León Británico y Rugby Internacional de Inglaterra), que sufría de fascitis plantar crónica, con el nuevo DolorClast® High Power Laser y DolorClast® Radial Shock Waves. Descubra cómo este nuevo enfoque terapéutico le permitió tratar eficazmente una patología que Jamie George había sufrido en los últimos dos años.

Las tendinopatías son un tema importante en la práctica de los deportes profesionales. Este tipo de patología debe ser tratada rápidamente para no comprometer el rendimiento físico de los atletas. A veces estas tendinopatías persisten a lo largo del tiempo a pesar de los esfuerzos de tratamiento realizados por los equipos de atención. Luego se vuelven crónicas y pueden poner en peligro la carrera del deportista que no tiene más remedio que vivir con la patología y luego, eventualmente, causar otros problemas funcionales.

El testimonio de Jamies George sobre el tratamiento de su fascitis plantar crónica

Antes de ser tratado con la terapia combinada, Jamie George sufría de una fascitis plantar crónica que le afectaba a diario, tanto en su vida profesional como en su vida cotidiana.

"He sufrido con dolor de talón durante aproximadamente 2 años - principalmente causado por el constante entrenamiento y el juego en una superficie firme con sarracenos. Cuando llegué a la clínica, se realizó una consulta inicial con Rhys - quien confirmó el diagnóstico de fascitis plantar en una ecografía.  Sugirió que la tratáramos con terapia de ondas de choque (que ya he tenido antes), pero también sugirió el uso de láser antes de ella. 
Junto con un riguroso programa de estiramiento y fortalecimiento, ideado por nuestro equipo de fuerza y acondicionamiento en Saracens, tuve 4 sesiones de tratamiento con láser y ondas de choque - cada una separada por una semana.

Al final de la 4ª semana, experimenté una mejora del 60% en el dolor, particularmente después del entrenamiento y a primera hora de la mañana. Continué con el entrenamiento de fuerza por otro mes y estimaría una recuperación del 95% ahora, con sólo una leve molestia después de un juego en un campo artificial.

Esto solía causar tanto dolor que cojeaba. Recomendaría ampliamente el tratamiento con láser DolorClast® y ondas de choque radiales para cualquier lesión particularmente obstinada, y sé dónde ir si mi dolor vuelve a aparecer.

Cómo Rhys Carter trató la patología gracias a la terapia de combinación

Jamie George asistió a la clínica de Rhys Carter reportando dolor en el talón derecho por más de 2 años. En un examen objetivo, había un punto de sensibilidad sobre la inserción del tendón plantar y había evidentes cambios tendinopáticos en el tendón plantar en el ultrasonido de diagnóstico, en consonancia con la fascitis plantar.

Una vez que se le dio el diagnóstico a Jamie, se le explicó que esta lesión puede tardar hasta 3 meses en recuperarse. Rhys Carter explicó que esto sería una combinación del nuevo protocolo de GDT (que se le explicó como terapia combinada de láser y ondas de choque) y un programa de fortalecimiento progresivo que se haría en conjunto con sus entrenadores de fuerza y acondicionamiento en su club.

 
Para llevar a cabo el tratamiento según el protocolo GDT, Rhys Carter utilizó las nuevas Ondas de Choque Radiales DolorClast® y el nuevo Láser de Alta Potencia DolorClast® en combinación. Usó el Láser DolorClast® de Alta Potencia en el ajuste analgésico de 3 minutos, 60KHz, 75% de modulación y un ajuste manual. Después, fue capaz de utilizar 2,8 Bar de presión, 10Hz y 2000 impulsos en las ondas de choque radiales DolorClast®. Es interesante señalar que Jamie fue capaz de tolerar sólo 2,0 Bar de presión sin un tratamiento de láser antes de la terapia de ondas de choque.
En cuanto al ejercicio, Rhys Carter trabajó estrechamente con los entrenadores de fuerza y acondicionamiento de los sarracenos e ideó una serie de ejercicios de fortalecimiento intrínseco del pie "corto", fortalecimiento del sóleo excéntrico y estiramiento de la pantorrilla. También recomendó rodar suavemente el arco del pie con una pelota de tenis.

Después de 10 años de usar la terapia de ondas de choque, recomendaría ampliamente el uso adicional del láser de alta potencia DolorClast® como analgésico. - Rhys Carter, fisioterapeuta


La combinación de las terapias de Láser y Ondas de Choque Radiales dio resultados excepcionalmente buenos. Jamie informó de una mejora continua de los síntomas y una vez que empezó a no sentir dolor después de los entrenamientos/partidos y ningún dolor por la mañana cuando caminaba descalzo después de 8 semanas, dejaron de tratarlo ya que el problema inicial se había resuelto. Habiendo utilizado el Láser de Alta Potencia DolorClast® en modo analgésico, Rhys Carter puede confirmar que el nivel de tolerancia de la terapia de Ondas de Choque Radiales de alta presión se ha incrementado enormemente, lo que ha generado resultados más rápidos.

Agradecemos a Rhys Carter que haya realizado este estudio de caso destacando el potencial de la terapia combinada con los nuevos productos DolorClast®, que también permitió que el jugador de rugby Jamie George regresara al campo con plena confianza.

¿Por qué es eficaz la terapia combinada en el tratamiento de la fascitis plantar?

DolorClast® High Power Laser

Cuando se diseñó el láser DolorClast® de alta potencia, se eligió especialmente la longitud de onda de 905 nm porque inhibe los nociceptores1.
Los nociceptores son neuronas sensoriales ubicadas en la terminación del nervio, que responden a los estímulos potencialmente dañinos enviando señales de dolor a la médula espinal y al cerebro. Si se inhiben, no enviarán una señal y por lo tanto el paciente no sentirá más dolor.

Este potente efecto analgésico ya es evidente 5 minutos después de la finalización del tratamiento y dura hasta 72 horas después del tratamiento.

1MEZAWA, S. et. Al, Archives of oral biology, 1988, vol. 33,9.

DolorClast® Radial Shock Waves

La terapia de ondas de choque permite la expresión de factores de crecimiento (PCNA, eNOS VEGF)1, lo que permite la formación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) en los tejidos con suministro de sangre. Este aumento de la circulación sanguínea fomenta una curación más rápida de los tejidos tratados1.
Además, la terapia de ondas de choque activa las células madre mesenquimales2, lo que aumenta la formación de nuevas células para la regeneración de los tejidos dañados.

1HOFMAN et al., J Trauma / CONTALDO ET AL., Microvasc Res 2012, 84:24:-33 / KIRSCH ET AL., J Surg Res 2016; 201:440-445
2WANG CJ, ISMST Newsletter 2006, Vol 1, Issue 1

Related products

Related stories