Back to top
tennis elbow main picture

Codo de tenista

El codo de tenista es una tendinopatía  en la cara lateral del codo , en el origen del extensor común de los dedos. En épocas anteriores, esta lesión se solía denominar «epicondilitis lateral». Sin embargo, ahora se piensa que no es una patología inflamatoria. Hoy en día, la descripción más precisa sería «tendinopatía por sobre/infraesfuerzo parcialmente reversible, pero degenerativa. Debido a la complejidad de esta descripción, por lo general se utiliza la expresión «codo de tenista».

Patología

Los principales síntomas clínicos son dolor en los movimientos de oposición (en especial la oposición a la extensión del dedo medio) y sensibilidad en el epicóndilo lateral, con un rango normal de movimiento del codo. Esta enfermedad se diagnostica por sus síntomas clínicos. El diagnóstico por imagen se debería utilizar para descartar otras causas de dolor de codo, o para confirmar el diagnóstico de codo de tenista en caso de duda. Como en el caso de otras tendinopatías, la patología del codo de tenista es compleja y no se conoce totalmente bien. Al igual que la tendinitis calcificante del hombro, una sobrecarga repetitiva puede alterar la estructura de los tendones produciendo una degeneración en el origen del extensor común de los dedos. Sin embargo, las calcificaciones son inusuales en el codo de tenista. También se ha sugerido que la inflamación neurogénica contribuye al codo de tenista.

 

Tennis elbow lateral

 

Aproximadamente el 40% de todos los jugadores de tenis reportan problemas con el codo, pero sólo un cuarto considera que los síntomas son incapacitantes y severos. Notablemente, la mayoría de los pacientes con codo de tenista no juegan al tenis. Esto se debe a que muchos jugadores de tenis tienen una rutina de entrenamiento semanal que regularmente carga los tendones y los mantiene sanos. Más bien, la lesión suele ocurrir en personas que han sido sedentarias durante años y luego sobreutilizan un tendón previamente infrautilizado y atrofiado haciendo ejercicio en el gimnasio, haciendo jardinería, o incluso simplemente llevando equipaje pesado. Cuando la lesión es causada por jugar al tenis es el golpe de revés el que lleva a una carga excesiva de los tendones en el origen del extensor común.

La prevalencia en la población es de aproximadamente el 2%, con un pico de incidencia entre los 40 y 50 años de edad.

El tratamiento inicial debe ser conservador, incluyendo descanso, fisioterapia y antiinflamatorios no esteroideos. Como en el caso de la tendinopatía crónica del Aquiles y la fasciopatía plantar crónica, los ejercicios excéntricos (sólo de alargamiento) se han convertido en el pilar de los programas de rehabilitación del codo de tenista. En la mayoría de las circunstancias, no se deben utilizar inyecciones de cortisona. Esto se debe a que la cortisona da muy buenos resultados a corto plazo (seis semanas) pero se ha demostrado que es perjudicial a largo plazo (más de tres meses). Se debe considerar la posibilidad de recurrir a la cirugía cuando el tratamiento conservador fracasa.

Una alternativa atractiva a la cirugía es la terapia de ondas de choque radiales para el tratamiento del codo de tenista.

 

Riesgos de la terapia por ondas de choque con el uso del Swiss DolorClast®

Si está correctamente aplicada, la terapia por ondas de choque radiales (RSWT) con el uso de los dispositivos de la gama Swiss DolorClast® tiene sólo riesgos mínimos.
Los efectos secundarios pero no graves con el uso de este tipo de dispositivo son:

  • Dolor y malestar durante y después del tratamiento (no es necesaria anestesia)
  • Enrojecimiento de la piel (eritema)
  • Petequia
  • Inflamación y entumecimiento de la piel en la zona tratada

Estos efectos secundarios pero no graves con el uso de los dispositivos de la gama Swiss DolorClast® generalmente desaparecen dentro de 36 horas después del tratamiento.

Protocolo de tratamiento

1.Palpar

Localizar el área de dolor a través de la palpación y la biorrealimentación.

2. Marcar

Marcar el área de tratamiento.

3. Aplicar el gel

Aplicar el gel de acoplamiento para transmitir las ondas de choque a los tejidos.

4. Aplicar las ondas de choque

Aplicar las ondas de choque radiales o focalizadas en el área de tratamiento sujetando el aplicador firmemente sobre la piel.

Estudios clínicos

Descubrir nuestros productos

¿Necesita un tratamiento?
Encuentra una clínica cerca de ti.