Back to top
genou

Hemos escuchado de algunos fisioterapeutas que varios de sus pacientes se quejaron de dolor varias horas o días después del tratamiento. La terapia de ondas de choque extracorporales puede tratar eficazmente muchas patologías musculoesqueléticas, pero también puede ir acompañada de golpes y dolor sordo para los pacientes después, especialmente en zonas sensibles, como el tendón de Aquiles, el codo y la rodilla. Por lo tanto, entrevistamos a Marie-Christine Collet, especialista en educación de la Swiss Dolorclast® Academy para obtener asesoramiento sobre el alivio del dolor después del tratamiento. 

¿Puede explicar en pocas palabras las razones por las que los pacientes pueden sentir dolor después de un tratamiento con ondas de choque?

Las ondas de choque son una forma eficaz de combatir el dolor causado por las tendinopatías y otras patologías, pero a veces pueden causar molestias o incluso dolores intensos, especialmente en zonas sensibles del cuerpo, incluso después del tratamiento. La razón es que las ondas de choque provocan microtraumas y el estallido de los microtejidos (hueso, tendones y músculos) con el fin de generar flujo sanguíneo y estimular la regeneración celular. Entonces, tanto los traumas como los tejidos en recuperación pueden ser los responsables del dolor generado.

Imagen
Ice pack
Imagen
Castor oil

¿Tiene algún consejo para los fisioterapeutas para que ayuden a sus pacientes a limitar el dolor después de cada sesión de tratamiento?

Hay varios métodos simples y eficaces que pueden aliviar el dolor sin que sea necesario ingerir medicamentos. Sobre todo, es importante que los fisioterapeutas adviertan a sus pacientes que deben restringir y evitar en la medida de lo posible el uso de la zona que acaba de ser tratada. Esto permitirá que el músculo descanse completamente y se regenere más rápido de manera óptima. La aplicación de hielo también es un método muy eficaz a corto y medio plazo para reducir los efectos del tratamiento. Hay que tener cuidado de mencionar que el contacto directo con la zona puede causar una quemadura de frío, el uso de un material impermeable en medio es muy recomendable. El paciente también puede comprar aceite de ricino o aceite vegetal de árnica (preferiblemente orgánico) para colocarlo en la zona del tendón tratada por la mañana y por la noche para limitar la inflamación. Pequeña nota al margen: el aceite de ricino tiene una textura muy espesa y grasienta. Por lo tanto, no es necesario poner mucho, unas pocas gotas son suficientes. Finalmente, el paciente puede combinar todo esto con la aplicación de una cataplasma de arcilla verde gruesa directamente sobre la zona dolorosa. Esto debe mantenerse bajo una venda durante unos 30 minutos. Esto puede hacerse varias veces durante el día, a cualquier hora. Pueden comprar la arcilla en un tubo ya preparado o prepararla ellos mismos usando arcilla fina en polvo y agua.

También deben saber que el aceite de ricino o de árnica, así como el uso de arcilla verde, están contraindicados para las mujeres embarazadas, así que por favor tengan cuidado.

Related products