Back to top
Myofascial trigger points

Miofascial puntos gatillo

Los puntos gatillo miofasciales (MFTP) son una causa frecuente de dolor crónico en el cuello y en la espalda. Se trata de segmentos localizados de músculo de los que se considera que están sometidos a algún trauma por una lesión aguda o por microtraumatismos causados por el estrés repetitivo. Los MFTP pueden aparecer en cualquier músculo esquelético.

Patología

El diagnóstico es clínico, e incluye la identificación de pequeños nudos (de entre 2 y 5 mm de diámetro), y bandas estrechas en los músculos afectados que son dolorosas a la palpación. El diagnóstico por imágenes no es útil, y sólo debe considerarse para descartar otras causas de dolor muscular.

Aún no está claro si los MFTP son verdaderas entidades patológicas. Se ha postulado que la lesión muscular o el estrés altera el retículo endoplasmático de las fibras musculares, liberando iones de calcio libres. Estos iones de calcio libres hacen que la actina y la miosina de las fibras musculares se queden fijas en su lugar, siempre y cuando haya disponible ATP (adenosín trifosfato). La contracción resultante de las partes más pequeñas del músculo lleva a la disminución del flujo sanguíneo con la consiguiente isquemia y liberación de sustancias dolorosas como la serotonina, la histamina y las prostaglandinas en el área afectada.

 

Trigger Points

 

Los puntos gatillo miofasciales son una condición muy común, especialmente en la musculatura cervical. Hasta el 85% del dolor de espalda y aproximadamente el 55% del dolor de cuello y los dolores de cabeza son causados por el dolor miofascial.

La edad predominante de los pacientes que sufren de puntos gatillo miofasciales es de 30 a 50 años. Las mujeres están más afectadas que los hombres.

Muy a menudo los puntos gatillo miofasciales están asociados con una mala postura. Notablemente, los puntos gatillo miofasciales frecuentemente producen quejas neurológicas incluyendo dolor de cabeza, mareos, síntomas sensoriales, así como problemas gastrointestinales.

El tratamiento de los puntos gatillo miofasciales debe comenzar con una técnica manual que consiste en aplicar presión a un punto gatillo para liberar la contracción patológica del segmento muscular y estirar el segmento para restaurar la longitud normal de la fibra muscular. Esto puede ir acompañado de acupuntura, manejo del estrés y técnicas de relajación. El tratamiento farmacológico no es específico y puede incluir relajantes musculares, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), anticonvulsivos o la aplicación tópica de anestésicos locales o toxina botulínica.

El tratamiento con ondas de choque radiales es muy eficaz para los puntos gatillo miofasciales y puede imitar la terapia manual al aplicar presión en un punto gatillo para liberar la contracción patológica del segmento muscular.

La prevención de la recurrencia debe centrarse en cambios ergonómicos apropiados en las actividades cotidianas de los pacientes para evitar el estrés repetitivo de los músculos lesionados.

 

Myofasziale Triggerpunkte

Imágines: sportärztezeitung (Copyright: EMS Anwender-Brochüre 2015)

 

Riesgos de la terapia por ondas de choque con el uso del Swiss DolorClast®

Si está correctamente aplicada, la terapia por ondas de choque radiales (RSWT) con el uso de los dispositivos de la gama Swiss DolorClast® tiene sólo riesgos mínimos.
Los efectos secundarios pero no graves con el uso de este tipo de dispositivo son:

  • Dolor y malestar durante y después del tratamiento (no es necesaria anestesia)
  • Enrojecimiento de la piel (eritema)
  • Petequia
  • Inflamación y entumecimiento de la piel en la zona tratada

Estos efectos secundarios pero no graves con el uso de los dispositivos de la gama Swiss DolorClast® generalmente desaparecen dentro de 36 horas después del tratamiento.

Protocolo de tratamiento

Palpar

Localizar el área de dolor a través de la palpación y la biorrealimentación.

Marcar

Marcar el área de tratamiento.

Aplicar el gel

Aplicar el gel de acoplamiento para transmitir las ondas de choque a los tejidos.

Aplicar las ondas de choque

Aplicar las ondas de choque radiales o focalizadas en el área de tratamiento sujetando el aplicador firmemente sobre la piel.

Estudios clínicos

Descubrir nuestros productos

¿Necesita un tratamiento?
Encuentra una clínica cerca de ti.